¡Vota por nosotros!

Vota diariamente por XatiyaRO para mejorar nuestra reputación y ayudarnos a crecer.

RagnaTOP - Top Ragnarok Online en Español Ragnarok private server
Ragnarok Online Top 100 private server

Autor Tema: Ragnarok, la Guerra Divina.  (Leído 12926 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado PIM PAM PIM PAM

  • First Job
  • **
  • Mensajes: 122
  • Vive y deja vivir.
  • Guild: H&R. HSS. Southern Wolves.
  • Pj Principal: Skillet / Shytaboo
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #30 en: 16 de Noviembre de 2015, 19:04:20 pm »
Estaba bien al principio, ahora de hace pesada.
Habrá miles de razones para volar, pero siempre habrá una que te atará al suelo.

Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #31 en: 16 de Noviembre de 2015, 19:45:10 pm »
Sí, suelo escribir novelas densas, no eres el primero que me dice algo similar. Es una lástima que no sea de tu agrado, pero no puedo hacer nada al respecto.

Gracias por tus comentarios de todas formas.

Desconectado Barny

  • Nada no es ni mejor o peor que cualquier cosa. Nada es solamente nada.
  • Transcendent Job
  • ****
  • Mensajes: 2429
  • Chekea mi movimiento™ ~
  • Guild: †Valhalla~Valkyries†
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #32 en: 16 de Noviembre de 2015, 20:18:10 pm »
No se por que dice que pesada, a mí me tiene muy atrapado y me encanta cada vez que subís una parte nueva!! *-*

Sigue así!!




Desconectado Gutι

  • First Job
  • **
  • Mensajes: 946
  • Nevan & Guti
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #33 en: 16 de Noviembre de 2015, 21:50:47 pm »
Estaba bien al principio, ahora de hace pesada.

Pero qué dices! Denle advertencia pls

Desconectado Htriber

  • All has gone in a blink of devastation
  • First Job
  • **
  • Mensajes: 219
  • A shadow of what I was.
  • Guild: Alineación
  • Pj Principal: Uryar
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #34 en: 16 de Noviembre de 2015, 21:59:12 pm »
Estaba bien al principio, ahora de hace pesada.

Pero qué dices! Denle advertencia pls

Mira que spamear aquí también...






Utilicen este producto con precaución.
Revise los efectos secundarios en el prospecto.
¡Gracias a Barny por la firma :3 !

Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #35 en: 19 de Noviembre de 2015, 22:03:41 pm »
Objetivo 1: El Nuevo Mundo.

Parte 4.

Es un desastre, ambos intento por llegar con Tendrilion y con Hardrock Mammoth han fracasado.

En el caso del mamut, nos perdimos en las montañas, luchando contra innumerables tatachos, centipedes y hillslions hasta quedar completamente agotados.

En cambio, en el bosque de Splendide, lo recorrimos una y otra vez y jamás encontramos al león.

Las alas de mariposa han servido bien, pero quedan pocas, nos agotamos gran parte del suministro de Hiba Agip, y como si fuera poco, hemos sufrido bajas, algunos snipers, paladines y lord knigths que el comandante asignó a nuestras tropas, cayeron en las cordilleras de Manuk.

Si bien, nuestras fuerzas aumentaron considerablemente, el comandante Agip no quiere que volvamos a salir en una misión igual de peligrosa de nuevo por un tiempo, mientras inteligencia trabaja en idear rutas y estrategias para una próxima batalla.

Completamente de mal humor por nuestro fracaso, me retiro de la reunión realizada en los cuarteles. Comienzo a caminar por el campamento con la mente ofuscada, recordando los momentos claves de nuestra aventura fallida.

Distraído en mis pensamientos, termino chocando de lleno con alguien, cayendo ambos al suelo.

Me levanto rápidamente para ayudar a la persona con quien choque.

Es una mujer de aproximadamente 21 años, de pelo corto y negro, ojos morados. Sus ropas de High Wizard son de color negro con los bordes blancos.

Ignorando el color del cabello y el peinado, su figura, su tamaño, su rostro, todo era idéntico a Neptunia.

Ofrezco mi mano para ayudar a levantar a esta chica, sin dejar de pensar en su aspecto. Es como con Barny y Tanathos, pero más extremo, llegando incluso a cambiar de job.

- Gracias por tu ayuda… ¿Podrá ser? ¿Eres Charles Faber? -

Me preguntó emocionada luego de agradecer mi ayuda. Yo por mi parte, ya recordaba la sensación de ser conocido por gente que no conozco, ¿Seré amigo o algo de esta HW?

- Sí, soy yo. -

Respondí con pocas ganas.

- He oído mucho de ti, estas en expediciones a las montañas y al bosque. ¿No habrás visto una pequeña hada y un gigante con aspecto de tronco de árbol? -

Al parecer esta chica no me conoce, lo que es un alivio. Sobre sus preguntas me puse a recordar nuestro viaje.

- Ahora que lo pienso, una hada pequeña sí, en el bosque. -

- ¿No habrás desenterrado una gema roja cercana a ella? -

- No, si es que había algo, no nos dimos cuenta. -

- Qué lástima. ¿Puedes venir conmigo? Hay algo que he querido comentarte. Ah sí, mi nombre es Gratia, una HW aprendiz del gran hechicero de Midgard. -

Seguí a Gratia por curiosidad, entrando a una pequeña tienda de las muchas que hay en el campamento.

Dentro se encontraban 3 personas, un HW, un WS y una HP.

- Has traído al chico Gratia, buen trabajo. -

Comentó el HW al vernos llegar.

- Permítenos presentarnos. -

El WS, al ver mi rostro confundido se puso de pie, comenzando a presentarme a cada uno de los integrantes.

- Yo soy Dorance, un distinguido mecánico de la republica de Schwartvalt, y estos son mis compañeros y amigos, Whisper, un mago de élite de la república de Midgard y ella es Dixie, la mejor lingüista de todo el continente. -

- Mi nombre es Charles Faber, mucho gusto. -

- Verás Charles, hay 2 tribus por los alrededores, los Sapha, hombres árboles gigantes y los Laphine, pequeñas hadas del bosque. Ambas tribus tienen idiomas muy complejos los que no somos capaces de traducir, por lo que luego de que un explorador nos contara de su existencia, enterramos gemas mágicas cercanas a estas tribus, gemas con el poder de grabar cada una de sus palabras para su posterior análisis. -

Whisper acomodo sus gafas para continuar hablando.

- El problema es que nadie quiere ir en búsqueda de esas gemas, por lo que nuestro plan para entendernos con estas tribus vecinas no se puede llevar a cabo. -

- Es allí donde ustedes entran. -

Dijo con notable entusiasmo Gratia.

- Ustedes que viajan por esos lugares, podrían traernos esas gemas, con ello Dixie podría traducir su lenguaje, Whisper podría llevar todos esos conocimientos a un mineral con magia y yo podría agregar toda nuestra tecnología para crear anillos traductores. -

Dorance extiende un plano sobre la mesa, con todos los detalles de fabricación de ese anillo. Al parecer tienen todo listo, sólo les estarían faltando las gemas.

- Aquellas tribus deben tener mucha información sobre el terreno, además cuanta riqueza cultural podríamos cambiar con ellos, incluso crear una ruta comercial o conseguir alguna pista sobre como volver a hacer funcionar nuestro portal para volver al continente. -

Agregó Dixie emocionada.

Información sobre el terreno. Aquello me interesó mucho, en el hipotético caso de que se lograra una comunicación y relación en paz con ellos, podríamos conocer rutas más seguras para llegar con Hardrock Mammoth o donde encontrar a Tendrilion.

- Además, las fuerzas de Hiba Agip son fuertes, pero no tienen magia, yo me ofrezco a ayudarlos. -

Me dijo Gratia sosteniendo mi mano. En sus ojos se podía ver el hambre de aventura.

¿Qué puedo decir? Me convencieron. Conversé con mis amigos y ellos aceptaron la idea, ahora sólo queda un problema: Hiba Agip.
« Última modificación: 21 de Noviembre de 2015, 19:25:32 pm por Yumina »

Desconectado Gutι

  • First Job
  • **
  • Mensajes: 946
  • Nevan & Guti
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #36 en: 19 de Noviembre de 2015, 23:25:08 pm »
Captó toda mi atención. No dejes de escribir!

Desconectado kmoc

  • First Job
  • **
  • Mensajes: 176
  • Pj Principal: Lagertha
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #37 en: 20 de Noviembre de 2015, 00:47:55 am »
Muy bueno. A la espera de más  /angel

Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #38 en: 21 de Noviembre de 2015, 19:44:19 pm »
Objetivo 1: El Nuevo Mundo.

Parte 5.

- Storm Gust… Ice Wall… Jupitel Thunder… -

El entrenamiento especial ha terminado. Gratia se ha adherido muy bien a nuestro pequeño grupo, sincronizándose con nosotros con relativa facilidad.

Como grupo lo hemos decidido, buscaremos esas gemas sin las tropas del comandante Agip, sólo seremos nosotros 5, con la excusa de entrenar en el bosque Splendide. Barny no irá con nosotros porque no buscaremos al Tendrilion.

Cayó la noche en el campamento Midgard. Según los biólogos, la mejor hora para viajar al bosque es en la noche, debido a que las Luciolas Vespas ven reducida considerablemente su población.

En medio del bosque, con la ayuda de Gratia y sus magias de defensa como Ice Wall y Quagmire, logramos avanzar evitando cada una de las posibles batallas que hubiéramos tenido que luchar de no ser por ella.

Aquella pequeña hada tampoco se encontraba, pero aquello no importaba. En la mente de la HW sólo estaba esa gema roja. Desenterrada la joya, una plaga de thief bugs salió del agujero en donde estaba la gema, desatando un grito de pánico tan fuerte en Gratia, que medio bosque se nos lanzó encima.

Por suerte para nosotros, en esta parte del bosque sólo hay Luciola Vespas y Pinguiculas. De todas formas fue una batalla bastante intensa.

Nuestra estrategia fue simple, Gratia usa magias de área mientras nosotros la protegemos. Su Storm Gust y Frost Nova fueron de verdad magias efectivas.

De vuelta en el campamento se entregó la gema roja. Dixie estaba exaltada, no dejaba de gritar emocionada con cada palabra nueva que escuchaba y como algunas obtenían coherencia con otras.

Según la HP, le tomará toda la noche entender el idioma.

Di Stéfano sugirió ir por la otra gema, preguntando en donde la habían enterrado. Al conocer la respuesta sus piernas temblaron, retirándose de la tienda. Yumina y Kinuhata fueron tras él, mientras yo revisaba el mapa con más cuidado, intentando memorizar el sector.

- De todas formas Charles, debemos esperar a que sea de día, según los biólogos, los tatachos en las noches suelen bajar de las alturas de las montañas a los valles para cazar. -

Sugirió Gratia. Y tiene razón, lo mejor será descansar. Salgo de la tienda y a una distancia considerable, veo a Di Stéfano sentado en compañía de Kinuhata y Yumina

- Maestro, las cosas pasan por algo, no es culpa de ninguno de nosotros. -

Yumina se mantenía en silencio, sólo su hermana menor consolaba a un Di Stéfano fuera de sí.

- Ese lugar, en ese lugar dejé morir a mi mejor amigo, si tan sólo hubiera tomado mejores decisiones. Nunca me lo perdonaré. -

Yumina me sintió llegar, se puso de pie y me empujó sobre Di Stéfano, cayendo sobre él.

- Oh, resbale, lo siento chicos. Charles, aprovechando su íntima posición, convence a este tarado de que él no tiene la culpa por lo ocurrido con tu otro yo. -

- Yo también te quiero Yumina. -

Dijo a duras penas Di Stéfano, empujándome luego para quitarme de encima.

Aquel evento que significó la muerte de mi yo de este mundo, lo que desencadenó que yo pudiera llegar aquí. ¿Y Yumina quiere que consuele a alguien que recién conozco?

La HP me miraba amenazante y su hermana menor ya se encontraba en posición de interceptar a quien quiera huir. Estas hermanas me darán dolor de cabeza.

- Que puedo decir. Según lo que nos contaste, yo te empuje, salvándote con ello. Eso debe significar que eras un amigo tan importante para mí que no podría soportar verte morir. O quizás, te empuje esperando matarte yo, si de todas formas morirías, puede ser que hubiera preferido yo haber tenido el honor de matarte, no lo sé. A veces eres tan insoportable, como ahora. -

Hubo un silencio incomodo que duró unos segundos hasta que Yumina rompió en carcajadas, contagiando a su hermana que también comenzó a reir. Acto seguido todos nos reímos por un buen rato.

Di Stéfano me ofreció su mano para ayudarme a levantar, para luego abrazarme fuertemente.

- Eres un estúpido, pero supongo que ya lo sabías. Para la próxima déjame empujarte yo, estoy seguro que yo tendré más posibilidades de matarte. -

A la mañana siguiente nos encontramos listos para viajar en busca de la segunda gema. En esta ocasión se nos pidió también conseguir un extracto de los minerales que tiene la montaña.

Con 3 clases acólitos, las nephentes no fueron problema. Con la ayuda de Gratia, controlar a los hillslion fue demasiado sencillo, y las larvas de centipedes y los pocos centipedes del sector fueron golpeados hasta la muerte por nuestras mazas y hachas.

De vuelta en el campamento con la gema azul y un mineral no identificado, el grupo de traducción comenzó a trabajar. Según Dorance, se demorarán aproximadamente 1 hora en la construcción de los anillos. Tiempo utilizado para descansar.

Con los anillos en nuestra posesión, nuestro siguiente objetivo es Splendide, la ciudad de los Laphines, la única ciudad encontrada por nuestros exploradores.

Al parecer Hiba Agip intuía nuestras acciones y nos esperó en la entrada del bosque.

- Lo han hecho muy bien terminando el trabajo de los traductores. ¿Piensan dirigirse ahora a Splendide? -

- Así es. -

Respondió Gratia.

- Entonces tomen esto. -

El comandante Agip nos entregó un pequeño pero hermoso collar.

- Hace un tiempo, cuando pertenecía al grupo de exploración, se le cayó a una pequeña hada, a la que nunca pudimos encontrar nuevamente, espero que encuentren a la dueña y se la devuelvan. -

Dicho esto, el comandante regresó al campamento.

Es un camino corto por el bosque hacia Splendide, sin tanto peligro. Al llegar a la ciudad, unos pequeños seres con lanzas más largas que ellos mismos nos interrumpieron el paso.

- Otra vez estos extraños seres, han venido en varias ocasiones y siempre los echamos por la fuerza. -

Los guerreros Laphine se hablaban entre ellos, ignorando nuestra cercanía. He de suponer que saben que no podemos entenderlos.

- Hola señores, somos exploradores que buscamos paz entre nosotros. -

Dijo Gratia amablemente ante unos sorprendidos guerreros.

- ¿Pueden entendernos y nosotros a ellos? -

- Así es, con la ayuda de estos anillos podemos comunicarnos. -

Gratia enseñó orgullosa el anillo del rey sabio que portaba en su mano derecha.

- Impresionante. -

Escuchamos desde atrás. Era una voz femenina proveniente de una Laphine.

- Mi nombre es Terra, es un gusto conocer y comunicarme con los nuevos seres, ¿Desean pasar a mi hogar? -

Aceptamos la invitación de esta hada, la que convenció a los guardias de dejarnos pasar a la ciudad.

Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #39 en: 21 de Noviembre de 2015, 19:49:01 pm »
Recuerden que si desean participar de esta historia pueden hacerlo, sólo me escriben por privado el nombre de su personaje (que sea un nombre coherente con algún personaje), su job y una breve descripción de los colores de su ropa, peinado y personalidad.

Para quienes han hecho la quest del anillo del rey sabio, sabrán que la gema azul se encuentra en manuk field 3 (donde sale el mammuth) y no es manuk field 1. Pero como mencioné al comienzo de mi historia, habrán cosas que no calcen para una mejor cohesión de los hechos.

Desconectado Barny

  • Nada no es ni mejor o peor que cualquier cosa. Nada es solamente nada.
  • Transcendent Job
  • ****
  • Mensajes: 2429
  • Chekea mi movimiento™ ~
  • Guild: †Valhalla~Valkyries†
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #40 en: 22 de Noviembre de 2015, 23:11:54 pm »
Barny no irá con nosotros porque no buscaremos al Tendrilion.

Barny siempre tiene mejores cosas que hacer ?_?




Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #41 en: 29 de Julio de 2017, 05:50:53 am »
Objetivo 1: El Nuevo Mundo.

Parte 6.

Splendide es una ciudad fuera de lo común. Comenzando con que en sus edificaciones son apenas unos cuantos centímetros más altas que nosotros, por lo que para entrar a la vivienda de Terra, debimos agacharnos y no podemos mantenernos de pie o podríamos generar destrozos.

Terra es un hada muy parlanchina y curiosa, no deja de hacernos preguntas sobre nuestra cultura, nuestra tierra y nuestras habilidades. Le interesa especialmente las leyendas que tenemos y las compara con las de su raza, y para sorpresa de todos, tienen mucho en común.

Aquello fue muy beneficioso para mi, pudiendo agregar de forma natural nuestro objetivo con Splendide, anclandola al Ragnarok.

- Normalmente no creería en una historia como ella, pero en vista que coinciden nuestras leyendas y ustedes llegaron a tal punto de buscar una manera de comunicarse con nosotros para pedir nuestra ayuda, que les doy el beneficio de la duda. Eso sí, quiero que me presenten al tal Barny. -

Llegó la noche y Terra nos guió hasta la posada de Splendide, lugar donde incomodamente nos quedamos a pasar la noche. Con lo pequeñas que eran las camas terminamos durmiendo en el piso, el cual, por suerte para nosotros, estaba todo alfombrado.

Al día siguiente la posada fue irrumpida por soldados pertenecientes al ejercito de Splendide, atacando a cada uno de nosotros en su propio cuarto, gritando que estábamos arrestados por secuestro. Para evitar cualquier conflicto innecesario me deje apresar y para cuando me llevaron al salón principal de la posada, vi que no fui el único que pensó de la misma forma. Todos mis compañeros, desde Yumina hasta Gratia se encontraban en la misma situación que yo.

- Parecen que están todos. -

Al oír esas palabras, todos los soldados giraron sus cuerpos en dirección a dicha voz, poniendo su cuerpo firme tal cual estatua. Un soldado vestido un con una armadura más amplia y gruesa que la de los demás soldados, además de que en su casco, verde también llevaba una pluma blanca de Cornus.

- Mi nombre es Arc y soy el comandante de las fuerzas de defensas de Splendide, y obvio, su captor. -

Arc nos comenzó a observar detalladamente uno por uno pensativo, al pasar unos minutos se detuvo y desenvainó su espada.

- Esto no es un juego ¿ Quién de ustedes raptó a Terra? ¿Y dónde la llevaron? -

- ¿Terra ha desaparecido? -

Preguntó impactada Gratia.

- No finjas inocencia, ustedes fueron los últimos que estuvieron con ella, y aquí en Splendide jamás han habido registros de secuestros entre nosotros, por lo que sólo hay una explicación. -

- Por lo que vi cuando llegamos es que de las 3 salidas que tiene esta ciudad, las 3 están muy bien vigiladas... -

Fue lo que alcancé a responder antes de que uno de los soldados acercara su lanza peligrosamente a mi cuello.

- Momento, deja que continúe. -

Ordenó Arc a su soldado, quitándome de encima este último su lanza.

- ¿Estás sugiriendo que nosotros 5 evadimos 2 veces la seguridad de sus guardias para raptar a Terra y luego volver por algún motivo? Y peor, si sólo uno de nosotros fuera el que burlara a tus guardias para facilitar el acto, dices que esa persona por si sola se paseo con la raptada Terra por el peligroso bosque de Splendide y volvió sólo a la ciudad posteriormente, evadiendo nuevamente a tus guardias? -

- Entiendo tu punto, pero no negarás que justo el día que ustedes llegaron, Terra desaparece. Para mi ustedes son los culpables. -

- Que poca lucidez, en vez de estar buscando culpables, busca soluciones. -

Criticó duramente Gratia a Arc.

- Terra es una Laphine increíble, es muy curiosa y aplicada, ella claramente podrá ser una conexión entre Midgardianos y Laphines, y  naciendo completamente de ella, ayer hablé lo suficiente con Terra para saber lo mucho que deseaba conocer y comunicarse con nosotros, los Midgardianos. No necesitaríamos raptarla, ella sola se acercaría a nosotros. -

- Al final aceptan que quieren utilizar a Terra... -

- Queremos un bien común entre nuestras razas, rutas comerciales, intercambios culturales... -

- Chica, ¿Cuál es tu nombre? -

- Soy Gratia y al igual que Terra, quiero la paz entre nuestras razas. -

- Hablas igual a como lo hace Terra, es escucharte en ella, pero si no fueron ustedes ¿Quienes? -

- Comandante, hemos encontrado rastros y mensajes de Terra en las cercanías de la ciudad. -

Gritó un nuevo soldado mientras entraba a la posada.

- Con toda vergüenza tengo que decir que al parecer Terra burló nuestra vigilancia anoche y salió por su cuenta de Splendide. -

- ¿Pero que demonios dices? ¿Qué hacían anoche? -

- Lo lamento de verdad mi comandante, pero encontramos rastros de Terra en las cercanías y nudos en las hierbas que indican el camino que pareció tomar, al seguirlo encontramos más rastros de ella y más nudos, al parecer se dirigió a las cercanías del nido de Nidhoggur. -

- Sabes que tenemos estrictamente prohibido acercarnos si quiera a ese lugar. -

- Lo sabemos comandante, por eso no podemos seguir investigando, pero al parecer allí se dirigió Terra. -

Arc se quedo pensando por unos segundos para luego ordenar nuestra liberación.

- Sé que no tengo derecho a pedirles ayuda, pero si de verdad creen en las palabras de Terra es su oportunidad para probar a Splendide que nuestra relación puede prosperar. Por favor, busquen a Terra y tráiganla de vuelta. -

Gratia sonrió y nos miró a todos, el brillo en sus ojos fue suficiente para convencernos a todos.

Desconectado Gutι

  • First Job
  • **
  • Mensajes: 946
  • Nevan & Guti
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #42 en: 29 de Julio de 2017, 20:37:48 pm »
Sigue que está muy bueno

Desconectado Yumina

  • Novice
  • *
  • Mensajes: 28
  • Pj Principal: Yumina
Re:Ragnarok, la Guerra Divina.
« Respuesta #43 en: 30 de Julio de 2017, 02:52:33 am »
Objetivo 1: El Nuevo Mundo.

Parte 7.

Los Naga son seres bastante complicados y duros, debido a su naturaleza de serpiente, su olfato es extremadamente agudo y son capaces de notar nuestra presencia aunque estemos escondidos tras árboles o rocas, por lo que siempre que un Naga se cruza en nuestro camino termina en batalla.

Nuevamente Gratia juega un papel fundamental, debido a su cuerpo de serpiente, los Nagas odian el frío y Gratia se especializa en eso, en magias de hielo.

Los Cornus por su lado, son seres majestuosos y pacíficos, incluso pareciera que son capaces de percibir nuestras emociones y deseos, ayudándonos a encontrar rutas seguras evitando en lo posible a los Nagas.

Lo que es extraño es que no se vean Pinguiculas por la zona, quizás están en otro de sus asaltos al campamento Midgard ¿Estarán todos bien por allá?

Siendo guiados por un Cornus nos encontramos en una grieta entre las montañas y un gran árbol que pareciera atravesar la misma.

- Es el nido de Nidhoggur. -

Comentó algo seria Gratia, lo que es extraño, desde que la conozco, explorar lugares la emociona de sobre manera.

- Es un sitio muy peligroso, los seres que viven aquí han acabado con muchos de nuestros exploradores y no sabemos a ciencia cierta sobre su poder y habilidades. Así que Kinuhata, evita separarte del grupo en una batalla, tú eres la más hiperactiva de todos en batalla y no estoy segura si esta vez pueda protegerte. -

Que miedo, Gratia daba miedo, pero más que nada por ese brutal cambio de actitud en su forma de ser.

De mi carro saco los reportes de las criaturas que habitan este sitio y sólo hay detalles sobre un pequeño dragón llamado Draco.

- Entremos, que nadie se me adelante. -

Dije seguro de mi mismo.

Con la ayuda de algunas linternas que traía en mi carro, podemos divisar mejor el interior del nido. Es algo biologicamente increíble, literalmente el gran árbol estaba dentro de las montañas, como si esta fuera hueca. Nuestras pisadas eran dadas en las gigantescas ramas que se expanden a lo largo y se bifurcan en varias direcciones.

Los Dracos son criaturas amigables y curiosas, algunos claro, otros son bastante tímidos. Kinuhata encantada por su ternura tomo en brazos a un Draco y este feliz aceptaba sus caricias. Es algo extraño, es como si ese Draco hubiera nacido para ser compañero de Kinuhata, ya que cuando ella lo soltó, no se alejó, comenzó a seguirnos e incluso nos ayudó a combatir con unas pinguiculas negras con su aliento de fuego.

- Te llamaré Draggy. -

El pequeño dragón reaccionó feliz a su nombre, como si entendiera nuestro idioma y lo que acababa de ocurrir. Parece ser una criatura de lo más inteligente.

Gratia aprovechaba cualquier momento de descanso para anotar datos de las diferentes criaturas del sector en una pequeña libreta que lleva consigo.

Pasaron los minutos avanzábamos cada vez más profundo. Al igual que con los Cornus, Draggy nos advertía cuando un ser peligroso se encontraba cerca, seres como una ardilla gigante con apariencia humana, a la que Gratia nombró Rata, o un ser espectral, una especie de caballo fantasmal con cierto parecido a los Nigthmares, pero con un cráneo de algún reno en su cabeza, además de poseer brazos de ¿Madera? los que sostienen una espada enorme, fácilmente más grande que cualquier de nosotros. Gratia lo bautizó como Dunneyr y cuando le pregunté que de donde saca esos nombres me respondió, "Míralo, tiene apariencia de Dunneyr". No quise seguir preguntando.

Se supone que aquí también hay seres de agua o una esfera de fuego gris, pero no hemos tenido la "dicha" de encontrarlos.

- Chicos, miren, por allá. -

Apuntó Yumina hacia el norte.

Y lo que encontramos fue una estatua de un ser extraño gigante.

- Se parece mucho a un Sapha, ¿Por qué habría una estatua de un Sapha en estos lugares? -

Comentó pensativa Gratia.

- ¿Sapha? -

Pregunté ingenuo.

- Es una tribu de hombres gigantes árboles, sí, suena raro pero son humanoides con cuerpos de madera y ramas por toda la extensión de su cuerpo, además de ser enormes. Esta estatua está a una escala real. -

- Hasta se dieron el trabajo de vestirle. -

Agregó Di Stéfano.

- ¿Vestirlo? -

Gratia no se había percatado por el color de las prendas, el que era muy similar al de la estatua, pero claro, tiene un par de pantalones y en el suelo cerca de la estatua hay una bufanda.

- Esto si que es extraño. -

Murmuró Gratia.

De pronto Draggy comenzó a gruñir y escupir bolas de fuego y es que un Dunneyr se venía acercando. La bestia levantó su espada y atacó al dragón, el cual seguramente hubiera muerto si Kinuhata no se tiraba encima para tomarlo y sacarlo de allí.

Gratia reaccionó muy rápido generando muros de hielo atrapando a la bestia, la que comenzó a destruir el hielo con su gigantesca espada.

- Miren, un hueco en el árbol, allá arriba. -

Señaló Di Stéfano, escalando rápidamente.

- Rápido, es una salida, vengan. -

Uno por uno escapamos de esa bestia y del nido de Nidhoggur. Draggy no parece querer separarse de Kinuhata por lo que nos empezó a seguir en dirección a Splendide.

Al volver a la ciudad, Kinuhata tuvo problemas para convencer a los guardias de que Draggy era inofensivo, pero por suerte para ella, Arc estaba atento a nuestro regreso y dio la orden de permitir el acceso del pequeño dragón.

Dentro de la posada, Gratia se encargó de explicar lo sucedido a Arc, quien un tanto decepcionado de que no encontráramos a Terra sugirió que buscáramos respuestas en Manuk, la ciudad de los Sapha.

- Tengan mucho cuidado con los Sapha, son seres agresivos y ruines, hemos mantenido una guerra con ellos por generaciones. No me extrañaría que ellos se llevaran a Terra, que una estatua de Sapha esté tan lejos de sus territorios significa que están avanzando en busca de dominarnos. Si es posible, busquen a Terra e investiguen sobre las acciones de estos ruines Saphas, quizás sea momento de nosotros tomar la iniciativa y atacar. -

Arc ordena a sus soldados que traigan provisiones para nosotros, las que no se demoraron mucho en llegar. Comida, alas de mosca y mariposa y unas especies de dulces y bebidas que jamás había visto.

- Esto es nuestra especialidad, son platos que les ayudaran a ganar resistencia y poder contra las criaturas de Splendide, les ayudará en sus viajes entre Splendide y su campamento. Si la situación con los Sapha es muy tensa, no duden en avisarnos, esto es una guerra entre Saphas y Laphines, por lo que con que nos pongan al tanto nos basta, no se entrometan más o saldrán lastimados. Buena suerte-

Así nos despedimos de Arc y los Laphines. Nuestro próximo objetivo, Manuk.